La Glutamina

Nuestro nuevo artículo trata sobre la Glutamina y como siempre trataremos de dar un enfoque sencillo, fácil de leer y claro para cualquier tipo de usuario o interesado en este suplemento deportivo, evitando conceptos excesivamente técnicos y así evitar que resulte un artículo pesado y difícil de seguir para el lector.Cansancio

La glutamina es el aminoácido más abundante en nuestro cuerpo, pero no pertenece a los aminoácidos esenciales ya que es nuestro cuerpo quien lo fabrica a través de nuestra alimentación. La glutamina es producida en los músculos y se distribuye por la sangre a los órganos que lo necesitan, ayudando así a la función intestinal, el sistema inmunológico y otros procesos esenciales en el cuerpo, especialmente en momentos de estrés. También es importante para proporcionar “combustible” (nitrógeno y carbono) a muchas células diferentes en el cuerpo. Si el cuerpo utiliza más glutamina de la que los músculos pueden producir, como por ejemplo en momentos de estrés, se puede producir pérdida de masa muscular y una recuperación mucho más lenta de nuestros entrenos.

Quizá el apelativo más utilizado por las diferentes marcas que trabajan con Glutamina y recomiendan su uso sea “producto recuperador”, esto es debido a que posee un efecto tapón que neutraliza el exceso de ácido en los músculos, es decir, el ya conocido por todos como ácido láctico que se genera especialmente cuando realizamos una práctica deportiva de cierta intensidad. La acumulación de este ácido en nuestros músculos es una de las principales causas de la fatiga que provocará una caída en nuestro rendimiento deportivo producido por una recuperación mucho más lenta.

¿En qué alimentos podemos encontrar una buena fuente de glutamina? Actualmente las principales fuentes en las que podemos encontrar cierta cantidad de glutamina son las espinacas y el queso fresco, por supuesto también en alimentos de origen animal y vegetal, pero en estos dos últimos existe el problema de que al cocinarlo se destruye gran parte de este aminoácido y es a posteriori cuando nuestro cuerpo fabrica la glutamina para sí mismo.

La pregunta es: ¿por qué suplementarnos con glutamina, si ya la encontramos en las espinacas y el queso fresco y nuestro cuerpo es capaz de fabricarla? Es aquí donde aparece el claro principio de la “cantidad significativa”.

Nuestro cuerpo es una máquina de supervivencia que fabrica y extrae todo lo necesario para su correcto funcionamiento pero en ocasiones existen agentes externos que hacen que no sea suficiente para encontrarse bien al 100%. De esta manera a veces necesitaremos ciertos refuerzos para combatir estos estados en los que nuestro cuerpo no es capaz de producir lo necesario. Es cierto que nuestro cuerpo es capaz de producir la glutamina y que la encontramos en ciertos alimentos ya mencionados, pero en ocasiones debido a: intensidad deportiva, cambios de tiempo rápidos, estrés laboral, estrés deportivo y otros agentes externos, nuestro cuerpo necesitará una cantidad extra de glutamiana a la que produce con normalidad.

La siguiente duda es ¿cuál es esa cantidad significativa y cuándo debo tomarla? Aunque como siempre en este aspecto existen muchas opiniones diferentes en AsturPro nos decantamos por la más clásica o más compartida por diferentes expertos. La toma de Glutamina oscila entre los 10gr y los 20gr al día dividiéndose de maneras diferentes. Nuestra propuesta es aprovechar siempre al máximo el producto y no tomar más de lo que necesitamos, por tanto nuestra recomendación más general frente a la glutamina es tomar 5gr al finalizar el entrenamiento y otros 5gr antes de acostarse bien separada esta toma de nuestra cena. Solo con el tiempo y un aumento de la intensidad de entrenos y una sensación de recuperación más costosa aumentaremos primero a otros 5gr antes de entrenar y como máximo otros 5gr a después del entreno tomando así 10gr al finalizar el mismo. Este aumento paulatino responderá a las sensaciones del propio deportista y no debemos tomarlo por regla general ya que cada uno conoce su intensidad y cada cuerpo responde de manera diferente a la misma, incluso en muchas ocasiones recomendamos comenzar simplemente por 5gr en el post-entreno si nuestro cliente no está muy seguro de su grado de intensidad.

La última pregunta que puede quedarle al lector ahora es ¿cuánto tiempo debo o puedo estar tomando glutamina? La glutamina no produce ningún efecto secundario negativo por una toma continuada, es un producto directamente ligado al rendimiento y siempre que nuestro cuerpo esté entrenando con la intensidad necesaria para mejorar nuestro rendimiento necesitará una cantidad extra de glutamina, dependiendo esta, de como ya comentamos, intensidad, alimentación y genetica. Por regla general está claro que en temporadas de mantenimiento o de descanso total no será necesario suplementarnos con una cantidad extra de glutamina, bastará con seguir una correcta alimentación; aunque sí es un suplemento a tener muy en cuenta para las pre-temporadas y durante las propias competiciones en donde realizaremos las tomas antes recomendadas y su aumento pogresivo de así considerarlo necesario.

Para cerrar este artículo haremos un breve resumen a modo de conclusiones sobre los beneficios que nos aporta la suplementación con glutamina:

  • Favorece la recuperación de glucógeno: en varios estudios se observó que la glutamina junto con la glucosa recuperaba el nivel de glucógeno en hígado y músculos de forma más efectiva que la glucosa sola, una vez que se han reducido o agotado las reservas de glucógeno. Pero además, en contra de las elevaciones de insulina que provoca la ingesta de glucosa (que conlleva una disminución en los niveles de glucosa en sangre), la ingesta de glutamina no ejerce efecto alguno sobre la insulina.
  • Favorece la síntesis proteica: se han realizado estudios que demuestran que una ingesta adecuada de glutamina junto con una dieta bien diseñada y rica en proteínas, es el mejor modo de proteger el tejido muscular.
  • Mejora el sistema autoinmune: los aminoácidos son necesarios para la síntesis de nucleótidos, y solo las células que se dividen rápidamente, que incluyen las células del sistema inmune, dependen de esta fuente de energía.

Webgrafia:

Hugo Álvarez Tapia. AsturPro Nutrición Deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *